Europa no es continente para refugiados

alfabeto arabe


20110617095931_la9050
Europa intenta despojarse del reso de los refugiados Sirios, enviándolos a Turquía / Alejandro Muñoz.

Un preacuerdo lleno de irregularidades agrava aún más la crisis humanitaria actual

Incapacitada para solventar la crisis migratoria actual, la Unión Europea ha decidido deshacerse de ella. El acuerdo firmado con Turquía el 7 de marzo en Bruselas ha dejado claro que Europa está dispuesta a vender sus principios fundacionales, que no deberían tener precio alguno, por 6.000 millones de euros. Un contrato en el que tristemente, a día de hoy, se intercambian Derechos Humanos por dinero.

Desde 1999, Turquía intenta coquetear con Europa para entrar en la Unión. Han sido muchos los intentos del país otomano por formar parte de la soñada unión de países europeos, aunque el viejo continente siempre se ha mantenido firme en sus principios. Los requisitos fundamentales de la UE que incumple Turquía son, entre otros, el respeto a las minorías, los principios democráticos europeos y la violación de los Derechos Humanos. Ahora todo ha cambiado. Con la crisis de los refugiados de por medio, Europa ve en Turquía más que un aliado, una subcontrata.


“¿Quién sabe si DAESH no es más que una marioneta de las principales potencias para lograr sus objetivos?”

Es curioso cómo, siendo uno de los incumplimientos principales de Turquía el hecho de no respetar los Derechos Humanos, Europa decide pactar y enviar allí a millones de personas cuyas posibilidades de cambiar su aciago destino serán cuanto menos inciertas. Los envían así a un territorio en donde ya hay más de dos millones y medio de refugiados en condiciones pésimas, como lo es vivir, con suerte, en una tienda preconstruida. Es así como Europa demuestra su poco acierto con el tema de los refugiados sirios, pero ¿es esta la primera vez?

Varios niños sirios se resguardan de la lluvia en una tienda de campaña en un campo de desplazados cerca de la frontera de Turquía. FUENTE: UNICEF
Varios niños sirios se resguardan de la lluvia en una tienda de campaña en un campo de desplazados cerca de la frontera de Turquía. FUENTE: UNICEF

Todo apunta a que no. Si algo ha dejado claro la UE desde un principio, es la poca coordinación de todos sus estados miembros. Así, mientras países como Alemania abrían sus puertas, Hungría optaba por cerrar sus fronteras.

Tal y como señala el Reglamento de Dublín (2013), toda persona perteneciente a un tercer estado o apátrida tiene derecho a que cualquier estado miembro de la UE revise su caso y se encargue de él. Sin embargo, la situación es distinta. Teniendo en cuenta que los países tienen diferentes políticas que aplican según sus propios intereses, tergiversando de cierta manera lo que debería ser un acuerdo sobre políticas comunes en este tema, podría decirse que muchos países de la UE llegaron a jactarse de los privilegios proporcionados por el abrigo que supone pertenecer a ella, haciendo oídos sordos a los tratados en los que se basa su formación.


“Rusia no quiere perder sus bases en Tartús, que le permiten tener acceso al Mediterráneo y vía libre para distribuir a su antojo el oro negro.”


Pero, ¿por qué en vez de ponerse de acuerdo para echar a los refugiados a Turquía, no se unen y acaban con el problema cuya raíz reside en Siria y que ha provocado tal éxodo? La respuesta es simple: no interesa. ¿Quién sabe si DAESH no es más que una marioneta de las principales potencias para lograr sus objetivos? Teniendo en cuenta que Siria se encuentra en una zona estratégica para el control y la distribución del petróleo, no sería de extrañar que existiesen una serie de intereses en esta Guerra Fría que parece estar fraguándose entre EEUU (con apoyo  europeo) frente a Rusia y que el propio Vladimir Putin, ya ha mencionado.


 

“ISIS está conformado en torno al terror y carece de una estructura militar sólida.”


A la vista está, que Siria tiene la llave de las pretensiones de EEUU de cara a controlar una de las zonas más ricas de petróleo en el mundo. Controlar Siria supondría tener vía libre para transportar el crudo hasta Occidente y, además, Israel (la mano derecha de EEUU en Oriente Próximo), saldría muy reforzada. El “control” de Israel, Irak y ahora Siria darían tranquilidad a los americanos, que no quieren ceder terreno respecto a los rusos. En esta lucha abierta, Rusia no quiere perder sus bases en Tartús, que le permiten tener acceso al Mediterráneo y vía libre para distribuir a su antojo el oro negro.

Por tanto, ¿cómo se explica que los dos países más poderosos militarmente del mundo no sean capaces de desarticular en un abrir y cerrar de ojos a esta formación terrorista?  Solo media hora les bastaría si quisieran hacerlo. De hecho, no sería algo nuevo para EEUU, pues ya llevó a cabo acciones similares cuando los talibanes se encontraban en el poder en Afganistán o cuando Sadam Hussein gobernaba Irak. Además, no se puede comparar organizativamente a estas dos potencias con DAESH, pues a la vista está que el ISIS está conformado en torno al terror y carece de una estructura militar sólida.


 

“No se podría concebir el fin del conflicto en Siria con la presencia de Al-Assad en el poder.”


Llegados a este punto, el Estado Islámico parece ser el principal problema pero, ¿es realmente así o es lo que nos quiere vender? Si consideramos que el orígen del conflicto se remonta a los levantamientos que tuvieron lugar en Siria por parte de la población civil en busca de democracia, no se puede afirmar que el Estado Islámico sea el principal problema, pues este aparece una vez iniciada la Guerra Civil.

De esta manera, no se podría concebir el fin del conflicto en Siria con la presencia de Al-Assad en el poder. Por ello, una caída del dictador supondría la victoria de la oposición y, por ende, la caída de DAESH sería más factible.

Sin embargo, la vuelta de millones de sirios tendría que esperar unos años más. La situación actual del país es desastrosa, varias ciudades se encuentran en estado de sitio, el 83% de la iluminación ya no funciona, las exportaciones han caído en un 90% desde 2011, más de la mitad de la población ha tenido que huir de sus hogares y el número de muertos no deja de ascender. Indudablemente este sería el escenario en el que tendrían sentido los 6.000 millones de euros que la Unión Europea pretende pagar a Turquía, pues ayudaría a reconstruir Siria y a compensar el sufrimiento por el que están pasando las miles de familias que han tenido que abandonar a su país para sobrevivir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s